Tiempos

La organización del tiempo tiene que hacerse en función de unas rutinas, que son las que proporcionan seguridad al niño, ya que le permiten distinguir distintos momentos del día y llegar a recordar y anticipar que es lo que va a pasar después.

Esto le ayudará a estructurar el tiempo y crear secuencias temporales. Además le dotará de autonomía, ya que realizará lo que viene a continuación sin que nadie se lo diga.

El debe ser flexible, para que los niños permanezcan el tiempo que deseen y necesiten en la misma actividad y el educador realice ajustes y modificaciones en la actividad según sea conveniente. Se respetan los ritmos individuales de cada niño y se aprovechan todos los momentos del día, incluso la comida, la higiene y la siesta de manera educativa.

Para los bebes no se establecerá ningún horario ya que estaremos condicionados por sus necesidades fisiológicas.